Ni Atenas Ni Israel

Archive for febrero, 2012

Notas de un viajero acerca de la crisis de la izquierda en el Perú.

by on Feb.14, 2012, under Sin categoría

Lo ultimo que escribo sobre este punto. De ahi la selva.

Lo ultimo que escribo sobre este punto. De ahi la selva.

Dedicatoria a los San Marquinos.

Escribo este ensayo por haber estudiado en la Universidad Mayor Nacional de San Marcos. Y lo que sustento parte de mi experiencia y de mi profundidad para saber escuchar y conversar. Lo ensayo con honradez pues, se que será un papel más del montón, pero este trabajito se mete a la piscología y si leen bien hallarán vetas de una historia interminable que nadie tiene derecho a contar, porque los que si jamás lo harán recuerden esto. y eso es igual con los liberales. Eso como sabrán supondrá una gran pérdida cultural, como la que sintió Argüedas al morir……. Buen provecho mis sabios amigos….

Cuestiones previas:

En estos renglones anarcas pero cercanos al riesgo de arrojarme nuevamente a la danza de la política voy a examinar un cambio imprevisto, no para mejor sino una mutación que sobrevino con el agotamiento maligno de la modernización populista en interior de la izquierda. La historia que narro es incómoda pero se apoya en una lógica del proceso social que la vuelve verídica e insoportable.
Lego a los colectivos juveniles y a todos aquellos actores conscientes a recoger estas tesis anarcas y rebeldes con el propósito de escapar a la pesadilla que es el ultraje del espíritu de izquierda. No deseo una revolución ni una venganza purista sino una crítica constructiva del sistema gangrenado en que se ha envuelto la organicidad social de las juntas vecinales, los sistemas de subsistencia social (vasos de leche, comedores populares, club de madres), los sistemas de organización profesional alrededor de los movimientos y elites regionales/locales, la redes de organización de la promoción social (ONGs), el sistema de partidos de izquierda y derecha, y el campo académico-profesional del sistema educativo y demás instituciones del Estado. Este examen en la línea de un diagnóstico holístico no ensaya contrariamente una salida global, un gran esfuerzo de transformación cualitativa, sino el aporte de ingenuamente cuestionarla desde sus cimientos para despertar al ciudadano probo y solidario a combatirla desde la asociatividad y el desarrollo de esfuerzos individuales conectados.
Este es un tiempo de liderazgos constructivos y creadores. Ahí donde todo esta en ruinas y se transita sospechosamente hacia un nuevo sistema global de realidad es creíble parir nuevos referentes y propuestas de civilización. La juventud es clave, pero no esa juventud sin idea de sí misma, envuelta en el desperdicio de la autodestrucción y la miseria utilitarista, sino una juventud que ejerza la crítica vital sin caer en el realismo y la resignación de los sistemas enfermos; un joven una joven que desborden socioculturalmente a la vida averiada desde sus entrañas y creen un nuevo sentido generacional. Pero esto es propedéutica o profilaxis marginal. Ahora señalo brevemente los contenidos de este documento irrespirable.

Técnica e ideología en el populismo.

En primera instancia presento la génesis cultural de esta enfermedad organizativa y social. Ahí donde se dio un corte de aguas generacional en contra de este escolasticismo, con el arribamiento de la generación de los 60s y 70s, sustento la tesis que la fuerza revolucionaria del cambio social de estos cuadros jóvenes y geniales sentaron las bases para la modernización legalista de la estructura público-privada de la sociedad. Si bien este rescate operativo de las tesis mariateguianas, de la escuela de la CEPAL y de los enfoques de la dependencia crearon una nueva capa de profesionales, dirigentes y funcionarios que planteaban un movimiento mecanicista y feudatario que aún era muy poco sofisticado y secular, la verdad es que el despertar de subjetividades oprimidas que tomaron la decisión de migrar, de abrir negocitos aquí y allá, de aglutinarse en torno a la atracción del industrialismo y de apostar por una reorganización democrática de la sociedad, hablaban de un cambio de época con el que todos estaban de acuerdo y promovían. La idea es que este ataque a todo el cimiento de la feudalidad, del señorío y de la cultura de enclave de los grandes clubes oligarcas obedecía aun profundo diagnóstico acertado de la cuestión nacional por parte de los ideólogos y avanzadas revolucionarias que inundaban las organizaciones sindicales y barriales, los movimientos campesinos y el sistema de partidos nacionales. Hablemos de estos espacios.

En el terreno rural la toma de haciendas por parte de Hugo Blanco en la Convención (Cuzco) en los 60s, y ulteriormente como reacción en cadena en toda la Sierra rural – en especial en zona sur- y parte de la Costa no sólo obedeció a un cambio reivindicativo estimulado por ideólogos marxistas. Era sobre todo un movimiento social generado por la necesidad de combatir el desprecio y la explotación servil que sufrían los indígenas y comunidades campesinas hacia su cultura, y sobre todo como sostengo un acto natural de modernidad, una decisión producida curiosamente por la aculturización criolla que provocó el sistema de educación pública monocultural; un acto de apropiarse de las tierras para expandir el mandato generacional, del que hablaba Degregori (DEGREGORI Carlos Iván: ) y no un secreto milenarismo comunista que fue el discurso tomado de las tesis arguedianas escritas en sus novelas y obra antropológica y en parte por de la legión de líderes y jóvenes pensadores que se autoatribuyó la dirección de estos movimientos.

El posterior desprestigio y desmembramiento de las cooperativas que propagó el Gobierno Velazquista con la Reforma Agraria del 1968 parece confirmar esta opinión. La revolución que se suscitó en el campo no fue un acto de institucionalización de las solidaridades campesinas y políticas que debían confluir en la estructura comunitarista de producción de cooperativas sino un comportamiento de liberación individual, un acto de ciudadanía que fue perdiendo contacto con la disposición organizativa y racionalizada del sistema cooperativo. Tanto había sido la profundización del sojuzgamiento gamonal del triangulo sin base, del que habla Cotler (COTLER Julio:) en la mecánica de la dominación interna, que no se desarrollo una cultura laboral en sintonía con la acumulación y productividad que esperaba la cooperativización del campo . Se concibió que el mundo ritualizado y panteísta del mundo andino cuajaría en una cultura económica eficiente y solidaria que daría forma a los mercados internos regionales y que resolvería la depresión económica y pobreza histórica del campo.

La descomposición acelerada de las cooperativas y su posterior fragmentación en una selva irracional de minifundios, como sucedió con las haciendas tecnificadas del Norte en La Libertad, Lambayeque, Piura, en la experiencia de los ingenios azucareros de la Oligarquía y luego con la propiedad colectiva de sindicatos agrarios locales, parece hablar en la dirección de mi tesis: la cultura organizativa del campo penetrada por la corrupción dirigencial de los señoríos y grandes hacendados, se degradó aún más y reprodujo las prácticas nefastas del tradicionalismo gamonal, cuando estas poblaciones campesinas quedaron descabezadas de los parásitos y comehechados “mistis”

Al parecer, y tal es mi observación el pésimo manejo administrativo de la producción agropecuaria, y la relativa indiferencia de la heterodoxia urbana – pues más se daba importancia al experimento de la industrialización-, hicieron que naufragara operativamente el planteamiento romántico y justicialista de la Reforma Agraria . El reordenamiento de la propiedad agraria, descapitalizada y sin burguesía para reflotarla hundió en una traba estructural de pobreza y miseria cultural al mundo rural, dispuesto, entonces, a recibir el mensaje de la catarsis violenta que recogió el movimiento sectario de Sendero Luminoso .

Esta guerra incomprensible en los confines de identidades y terrenos olvidados por el Estado oligárquico y después el viejo Estado populista, además del desmembramiento productivo del campo precipitarían el acto modernidad de las migraciones a la costa. Ya en un escenario desarrollista esta mano de obra migrante entraría a engrosar a la masa asalariada del proceso de industrialización, generando una presión por servicios y condiciones de vida que no sería atendida cabalmente por la modernización acelerada del país. En varios estudios sobre la acumulación migrante en pueblos jóvenes y barriadas como los de Gustavo Riofrío, Max Meneses, se describiría la difícil como dramática adaptación de las culturas provincianas migrantes en las periferias desérticas de la ciudad en base a la organización comunitaria. El traslado de los patrones culturales colectivistas a un movimiento de pobladores urbanos potenciaría la recreación democratizante de todo un tejido organizativo de juntas vecinales, asociaciones de pobladores y club barriales que permitirían la ruptura frontal con la tradicional como autoritaria cultura criolla.
En búsqueda de obtener un lugar sólido en el proceso de democratización populista y heterodoxo, esta movilidad política produciría una subjetividad política que incrementaría el poder decisorio de la clase trabajadora sindicalizada. Gran parte de la experiencias barriales de Villa el Salvador, Villa María, Comas, Los Olivos, Independencia, San Juan de Lurigancho, y los pueblos jóvenes incrustados en zonas urbano-populares más consolidadas como Mendozita (La Victoria) Mirones (Lima-Cercado) Cerro San Cosme y El Pino (El Agustino-La Victoria) evidenciarían una cultura organizativa y de presión política acorde con la política de crear una nueva identidad nacional y cívica. Aunque gran parte de las deplorables condiciones de vida de estas poblaciones urbano-marginales las unían a la consecución de metas comunes como necesidad y titulación de vivienda, servicios básicos de agua, desagüe, electrificación, telefonía fija (aún muy escasa), y zonificación urbanística (pistas y veredas), no dejaba de existir la efervescencia de una cultura comunitaria con la cual resistían los embates segregatorios y discriminatorios de la cultura criolla que era muy dura y poco receptiva a las grandes mutaciones y mestizajes que vendrían después.

En la medida que las oleadas migrantes ocupaban los tugurios antiguos de Lima-cercado (las grandes quintas, callejones de un solo caño, los solares y casonas de antaño) creando hacinamiento e inseguridad doméstica, y las zonas desérticas y chacras de los suburbios de la Lima Virreynal se producía como panorama un nuevo horizonte cultural:

1. Una nueva subjetividad popular de base migrante que alimentaría la politización del viejo Estado populista, en base a la universalización de trabajo asalariado y la incorporación participativa de las democracias locales-barriales.

2. Generaría una ruptura con la habitual conformación urbano-popular de los barrios criollos (Barrios Altos, Callao, Barranco, Surco Viejo, Breña), un desenganche larvario con la ética clientelar y patrimonialista del criollismo, que posteriormente al escindirse producto de la masificación de los medios de comunicación de primera generación (TV, Radio, prensa, folletines, comics, revistas, literatura popular) cobraría un auge insospechado

3. Deacuerdo a lo anterior se precipitaría en el seno de las juntas y organizaciones vecinales una camada abundante de nuevos dirigentes populares y actores representativos que asumirían lentamente un discurso cada vez más confrontacional y revolucionario en la medida que el populismo y el poder de las clases medias se relajarían, y la ortodoxia central de la nueva izquierda de los 70s exigía una posición cada vez más politizada al régimen ambiguo del populismo velazquista y de la novel partidocracia ochentera.

Este fenómeno de asociatividad barrial iría perdiendo terreno en las décadas posteriores debido a la atomización individualista de las reformas neoliberales (el ajuste estructural del Consenso de Washington) y retrocedería a la conformación de una estructura semi-delincuencial y corrupta que redescubriría los patrones intersubjetivos de una cultura parroquial y antidemocrática en contextos urbanos (ALMOND y VERMA:) . Al replegarse la cobertura universalista de las políticas sociales, al decaer frenéticamente la productividad del industrialismo de enclave, como señala Althaus (ALTHAUS: ), al descomponerse internamente el pésimo sistema educativo y al ser descabezado el movimiento de izquierda con el aburguesamiento forzoso de las clases medias individualizadas, se produciría una situación de abandono de los sectores populares, lugar que sería ocupado por la lenta formación y pujanza de economías informales y el neurótico avance de la violencia política.

La lenta transición de la primera modernización populista y heterodoxa a la modernización empresarial individualista del Fujimorismo ocasionó una fuerte descomposición moral y cultural de las solidaridades rurales, barriales y sindicales que al lentamente apropiarse de la pastoral microempresarial del capitalismo salvaje arrebatarían a los movimientos del cambio social las bases sociales que alimentaron el jerárquico sistema de partidos que venía desde los 60s y 70s. Ahí en el seno de una pujante como misteriosa hibridación entre migrantes y actores populares de toda procedencia se desarrollaría un desborde popular, una emergencia cholificadora, como sostuvo Quijano (QUIJANO: ) por la apropiación de ser ciudadano individual y de consumo, por incorporarse a la gramática plástica criolla, pero al precio de reforzar y reproducir una cultura anómica, trasgresora “de todo lo vale” cuyas patologías recibirían con dolor las identidades populares más empobrecidas y vulnerables. Es sintomático en este período las caracterizaciones psicoanalíticas de la cultura de la pobreza de Rodríguez Rabanal (RODRIGUEZ:) o la emblemática película del “Grupo Chasqui”: “Gregorio” donde el drama psicológico de la miseria y el abandono moral de un niño migrante que tiene que trabajar, proyectó a los 80s como una época sin espíritu y nihilista, donde modernizarse implica hasta hoy desconocer lo que somos como sociedad.

Humanismo y profesión.

Antes de pasar a describir las transformaciones cualitativas que se operaron en los sistemas organizativos de las sociedades populares, en el reino del mercado y del utilitarismo popular, me detendré a examinar un problema que se originó en la colonialidad del saber profesional, a raíz del tipo de energías profesionales que demandó el Virreynato, y como este registro cultural en relación a las capacidades y una ética del trabajo barroca y tradicional han condicionado la producción y expansión de un tipo de saber profesional criollo, una psicología profesional que vive descohesionada de todo modelo institucional del desarrollo.

Las tesis que presento alrededor de esta problemática se delinean como sigue: La perennización de un tipo de cultura profesional colonial barroca y poco ligado a la operativización de los grandes postulados ideológicos ha posibilitado la construcción:
1. Un Estado patrimonial y clientelar

2. Una empresa de enclave poco receptiva a la transformación tecnológica y científica, más cercana al sector servicios, y diseminada en un mosaico variopinto de ejército de informales que por disposición cultural no cuentan con los recursos profesionales para dar saltos cualitativos y generar un sector industrial

3. Ha recreado una y otra vez ideólogos humanistoides, con poca capacidad para la administración y la ejecución de las ideas. Esta capa de profesionales han quedado en el sector educativo público-privado como catedráticos y operadores políticos viviendo de la proliferación de consignas y programas políticos declarativos. Su trabajo meramente ideológico y politiquero ha secuestrado los espacios universitarios creando grupos y mafias que restringen la calidad educativa y empeoran la formación técnico-científico de los universitarios que en el mejor de los casos reproducen como aparato esta patología del resentimiento. Aunque no es desestimar la rica producción intelectual que sigue creando la academia sostengo que el abismo entre la mera teoría y la planificación tecnocrática que evidencia esta escribalidad militante ha promovido la estupidez sensorial y administrativa en el ejército de graduados que se arroja al mercado profesional.

4. Ha creado la hegemonía de una pastoral hiper-administrativa que si bien es el resultado de un cambio técnico, gerencial y de correcta conducción de los sistemas organizativos privados como públicos del país, ha coaccionado culturalmente e institucionalmente toda creatividad científica y tecnológica que ha sido expectorada de las universidades, en donde no se invierte en investigación por proteger la propiedad intelectual de los capitalismos que no transfieren tecnología. Con esto a pesar de todo sobrevive rudimentariamente en la cultura de técnicos artesanales sin educación formal y en los entornos informales que ha abierto la tecnología informática. Estoy hablando de los innumerables talleres de ingeniería metalmecánica, ebanistería y manufactura de Lima Norte y Villa El Salvador, así como el closer de Wilson con la venta de software y equipos de informática. En cierta medida las transformaciones cualitativas de nuestro pujante capitalismo microempresarial y extractivista están aperturando sistemas de investigación aplicada en conexión con las mejores universidades capacitadas para este tema; sin embargo, este despliegue es todavía muy limitado y embrionario. Tal vez las mutaciones posteriores en materia de industrialización espontánea introduzcan una política de investigación y tecnología aplicadas, que rompa la inoperatividad de un mercado laboral repleto de administradores y gerentes.

5. El otro problema que presenta este persistente humanismo profesional es la no distribución geográfica y descentralizada de los recursos profesionales. Ya sea por la carencia y mala constitución de los centros de educación superior, técnico-profesional o por el absorbente centralismo cultural que incuba curiosamente un sistema educativo de corte monocultural, se observa un déficit de inteligencias organizativas y de ingenieros hábiles en lugares claves que recepcionan las jugosas regalías del canon minero. La incapacidad para introducir una lógica del trabajo burocrático y programado, y la abundancia de cuadros políticos sin destreza ejecutiva y con ganas de bloquear las iniciativas de modernización infraestructural y de desarrollo socioeconómico provoca la parálisis gerencial de los gobiernos regionales y municipales, ahí donde un clima tradicional inhibe el control local de los acelerados procesos de modernización que desata por ejemplo la inversión minera.

6. Un sexto impasse que provoca este humanismo recalcitrante es la pervivencia perjudicial de una ética del trabajo improductiva y parasitaria. Ahí donde la seducción de la sociedad de consumo mezcla tiempo de ocio con tiempo laboral, donde la “criollada” y la “pendejada” politiquera esta instalada para contener la meritocracia se coaccionará toda reforma sustancial de los aparatos del Estado, ahí donde el incontenible desborde de la moral andina no cuaja sino reproduce la desidia del funcionariado, se provoca un recurso humano y una cultura organizativa poco dúctil a producir transformaciones cualitativas en el seno del modelo desarrollo. Esta moral festiva y no disciplinaria heredada de nuestros escolásticos encomenderos, hacendados y escribanos coloniales, se deposita como gramática perjuiciosa en las clases populares en la mediatización y en una pérfida erotización de la realidad, pero proviene como modelo de individualidad estilística de la hegemonía de una clase A1, de consumidores hedonistas que reproducen todos los vicios de la sociedad cortesana de la antigua oligarquía.

7. Y por último este humanismo ramplón ha generado a lo largo de las épocas de letargo y apogeo una desperuanización del discurso teórico aplicado de las ciencias sociales. Aún cuando sendas autoridades intelectuales han convergido en la necesidad de ofrecer lecturas nacionalizadas y etnocéntricas de las mejores contribuciones de la filosofía y de las humanidades, como Mariátegui, Vallejo, Arguedas, etc. Siempre se ha terminado por imponer un campo intelectual-académico que divorcia peligrosamente teoría-técnica y política, y que en base a esta figura han levantado una mentalidad, instituciones y formas de intervención política que han retraído el cambio generacional y generado una devaluación accidentada de las ciencias sociales en el Perú.

En este acápite a manera de propedéutica es necesario observar con detenimiento los esfuerzos de la ingeniería institucional, la escuela norteamericana , que se están operando en los órganos del Estado y sobre todo en la arquitectura privado empresarial de las grandes corporaciones, para modificar las pésimas disposiciones profesionales del país. A pesar que la acelerada acumulación de los sectores productivos está modelando la productividad del trabajo – (evaluación permanente, rendición de cuentas, recompensas al producto, etc.) esta es la suerte de gran parte de los programas sociales, hoy en día- creemos existe una fuerte resistencia a reformar la cultura profesional de los organismos públicos-privados. Si bien para el diseño de una empresa o del Estado no interesa las complicaciones psicológicas, emocionales y culturales que tengan sus elementos, la cuestión es que respondan a las exigencias laborales y den resultados, la verdad es que tal pragmatismo de gestión choca y no desactiva la cultura patrimonial y clientelar de los cuadros burocráticos del Estado, que en cierta manera se blindan entre sí y montan mafias internas por el control corrupto de sus feudos.

El Mercado, la democracia y el tercer sector

Como venimos sosteniendo la urgencia por contar con un ejército renovado de tecnócratas y profesionales en el seno de los sistemas organizativos sociales, gremiales, estatales y privados pasa no sólo por una decisión consciente de reforma institucional. Es necesario obtener una escisión epocal, una revolución refrescante de nuevas generaciones que rompan con la aún fuerte hegemonía del ethos ortodoxo y conservador que promocionó el desarrollismo estatocéntrico. Aún cuando la gloriosa generación de los 70s promovió jovialmente estos cambios, sostengo que al reordenar su posición en plena era del ajuste estructural, y ante la debacle ideológica que sufrieron en este contexto, promovieron la consolidación de una socialización pragmatista y utilitarista que oficializó el fujimorismo, con la prensa chicha amarillista, y con el inicio de un tipo de televisión que relajaría los endebles valores de la ciudadanía. La cruenta aniquilación de la clase media tradicional, o su vergonzoso reagrupamiento en el protagonismo individual de las profesiones liberales, descabezaron de dirigencias a los sectores populares que quedaron arrojados al desempleo, la miseria y la reforzamiento de una economía popular de la subsistencia con la extensión de programas de vaso de leche y los comedores populares.

Es en este contexto de salvaje adopción de las reformas neoliberales (flexibilización del mercado de trabajo, privatización de empresas públicas, ajuste fiscal, control de la inflación y reducción del gasto social) se produciría correlativo a los cambios en el modelo de desarrollo un reajuste y en muchos casos una descomposición accidentada de los sistemas de socialización primaria (familia, educación) y secundarios (identidad barrial, sistema laboral, mass media, sistema político). La desocialización que produjo lentamente la sociedad de consumo (publicidad, prensa amarilla, TV farandulera, cadenas comerciales) y sobre todo la introducción de una racionalidad del costo-beneficio que relajaría la ya debilitada normatividad social del populismo colectivista, ocasionarían un desorden regresivo a la barbarie del sistema anarquizado de organizaciones sociales, resucitando de forma cínica un ejército de operadores políticos y caudillos locales que se granjearían el liderazgo y representación de toda política social, intervención gubernamental o campañas políticas para extender una cultura mafiosa de la clientela y de la desmoralización mercantilista que negociaría recompensas y poderes locales.

El populismo neoliberal que inventaría la “democradura” del Fujimorismo reforzaría exponencialmente las patologías organizativas del sistema social expandiendo de forma escandalosa e inmoral una cultura de la trasgresión criolla que se naturalizaría como virtud cotidiana pariendo en cada región de la estructura hecha escombros, mafias y clubes parasitarios y complotadores locales. Es de advertir que la necesidad de superar el asambleísmo retórico de la partidocracia ochentera en el Congreso, como sostiene Althaus, obligó a cerrar los caminos institucionales de la democracia, para tomar decisiones con la que superar la crisis social, pero al precio de destruir referentes de una cultura cívica declarativa con el tejido mafiosa y electorero de apoyos sociales de los programas sociales dirigidos personalmente por Fujimori. Al dar regalitos, prebendas, inaugurar centros educativos y postas de salud, construir y dar títulos de vivienda, llevar el vaso de leche y el PRONAA a lugares olvidados, Fujimori – “el papa viajero”- consiguió levantar una relación dictatorial y carismática con el pueblo, destruyendo el nefasto sistema de partidos que venía desde los 60s y así proteger y resguardar la corrupción enquistada en las esferas cívico militares del poder.

Para efectos de este ensayo el ajuste estructural, que constituyó la autonomía funcional de la economía (agroexportación, inversión minera, sector servicios) del control de la política, edificó un sistema estatal-legal ( la constitución del año 93) que garantizó desde entonces la protección sin consulta de la inversión extranjera, sin nociones de prescripción geopolíticas y de responsabilidad social, e instauró una llave de entrada autoritaria y sin domesticación de la sociedad civil a la esfera sociocultural de identidades y organizaciones sociales (ideología de mercado, lobbysmo, mercantilismo social) que sometió y aseguró el control de la mano de obra (“el cholo barato”) y que diseminó esa relación antidemocrática y corrupta a todas los rincones de la sociedad. Pasemos revista a algunas características:

1. Como sostuve más arriba el escenario de barriadas y pueblos jóvenes fue dominada por una corriente colectivista y asociativa de dirigencias populares que alimentaron democráticamente al sistema de partidos de los 60s, pasando por efecto de la descomposición neoliberal a ser capturado por el protagonismo privado de oportunistas y operadores locales que diluyeron la casi ausente cultura cívica, y que sometieron las buenas intenciones y liderazgos nuevos a tener que reproducir y depender de un ambiente delincuencial y apolítico, donde ser “el vivazo”, como participar del tráfico de alimentos, es el pan de cada día. Aunque en gran parte de las realidades urbano-marginales los servicios de vivienda básica se hallan en franca resolución, son otras problemáticas de vulnerabilidad social las que despiertan la preocupación de la vecinos: delincuencia juvenil, falta de oportunidades educativas, desempleo estructural, drogadicción-alcoholismo, recrudecimiento de enfermedades como TBC, VIH, EDAS, IRAS, niños en situación de abandono) que invaden el socius barrial perjudicando la convivencia social e instalando un clima de violencia cotidiana permanente. Estas problemáticas del desarrollo desigual podrían reactivar la vida asociativa de los espacios barriales, predisponiendo la formación de una capa de nuevos liderazgos y grupos de interés. Pero aún estas iniciativas carecen de apoyos públicos y de voluntad política de actores con más preparación, por lo que aún cunde el asistencialismo y la promesa incumplida.

2. Un segundo escenario en permanente deterioro organizativo lo representan los campesinos asociados del medio rural (CNA- Confederación Nacional agraria) comunidades campesinas y pequeños productores de la sierra, costa y selva. En este punto, la fragmentación del diseño cooperativo y de la descapitalización del campo, debido a la insistencia en la práctica de formas de producción anticuadas y tradicionales y ante el asolamiento institucional de la violencia política, han generado la hegemonía de una estrategia de resistencia negativa, donde se carece desde el Estado como de los campesinos organizados de un programa realista de modernización y de tecnificación de la producción agropecuaria. La cruenta separación del carácter étnico del productor y la organización agrícola, ha posibilitado la lenta capitalización agroexportadora en la Costa (Los Oviedo, Grupo Gloria), pero ha bloqueado por resistencia cultural en la sierra y en la selva donde cultura y tierra están fusionados, una estrategia homogénea de desarrollo rural, que abandone de forma concertada concepciones nefastas sobre la propiedad territorial y que permita imprimir un mercado agrícola más dinámico y con seguridad alimentaria. Más allá de que no exista una vinculación positiva entre geografía (manejo de microclimas, ordenamiento territorial), carácter étnico-cultural y polos de desarrollo urbano, lo cierto es que existe toda una gama de intermediarios, comerciantes, vías de comunicación, información sobre los mercados exteriores y apoyo de programas de desarrollo rural que han vuelto más dinámica a la sociedad rural, variando paulatinamente los indicadores de desarrollo humano . Pero es esta base material e franca modernización desordenada y aún parcial, la que ha vuelto más resistentes los puntos focalizados de la pobreza rural, concentrada en las comunidades alto andina. Y más si incorporamos la incidencia de la inversión minera que altera las culturas rurales y disuelve de manera accidentada los saberes productivos ancestrales, incrustando el molino satánico del enclave minero. Es en este escenario visible como al removerse la solidaridad orgánica del campesinado este reproduce y asimila una cultura conservadora y mercantilista de la organización, tratando de restituir y salvar sus principios bucólicos y agraristas, pero en un contexto donde la ambición y el autoritarismo gobiernan el partido.

3. Un tercer espacio donde el envejecimiento del paradigma heterodoxo populista ha calado profundo en las vanguardias sindicales. Aquí se lanza la tesis que la violencia de la flexibilización del mercado de trabajo – esto quiere decir precariedad laboral, inestabilidad laboral, condena de la sindicalización, no derecho a huelga, o anulación de derechos sociales- desestructuró los agregados sindicales en la sección moderno-industrial, que implosionó con la primarización de la economía . Es decir, la presión desestabilizadora de las fuerzas sindicales oponían la mano de obra ideologizadora a los intereses monopólicos de la acumulación del sector público. El propósito desde siempre fue imprimir una ruptura revolucionaria con el Capitalismo de Estado del Velazquismo y apoderarse de la base material faústica que su gestión construyó con mucho esfuerzo y deficiencia. El derecho a la sindicalización interfirió con las intenciones estructurales del capitalismo interno de generar saltos cualitativos en la división social del trabajo, siendo el costo la poca adaptabilidad de la mano de obra a los planes de alcanzar un sistema industrial, y el manejo racional competitivo de su productividad. La idea de reforzar la posición política de las vanguardias sindicalizadas contribuyó a la erosión de las relaciones sociales de producción, justificándose un cambio urgente que al tardarse precipitó el desvanecimiento del ciudadano asalariado, y la indiscutible y nefasta liberalización del mercado de trabajo. No es de extrañar que la filtración de elementos subversivos y la maquiavélica persecución de las dirigencias sindicales por obra del Fujimorismo, crearon masivos despidos, la fragmentación del mundo de trabajo, el movimiento estructural hacia la informalidad, y la desaparición de la relación asalariada de trabajo por figuras jurídicas más flexibles y serviles a la explotación. El sindicalismo clásico cavo su tumba al no incorporar procedimientos de evaluación y de competitividad en las esferas de la mano de obra, lo cual garantizó su posterior descrédito y el inicio de una cultura depresiva hacia el trabajo estandarizado, prolongado y poco creativo.

De cierta manera la recuperación paulatina de espacios de negociación sindical y la inserción en las esferas empresariales de elementos de responsabilidad empresarial y calidad de vida han significado el inicio de evoluciones positivas en el tema reivindicativo, pero estas temáticas asimiladas aún son muy embrionarias y secundarias ante el carácter dogmático de la CGTP, CUT, centrales sindicales en las empresas más dinámicas, y demás niveles gremiales donde aún se cuece la revolución. En este sentido es legítima la observación de que la pervivencia de un ideario lleno de consignas como la lucha de clases resulta el caldo de cultivo de la descapacitación de la fuerza de trabajo y la manutención de dirigencias sindicales que viven del discurso de mejoras salariales, de memorias de acuerdos y reclamos, sin ser un verdadero peligro para el avance del capitalismo . En este nivel es urgente la modernización ideológica de la lucha de los trabajadores no para hacerle el juego a las mutaciones empresariales de los grupos de poder, sino para permitir la conservación y mejoramiento de un instrumento de protesta y de negociación que debe domesticar socialmente a las fuerzas de la globalización económica. Pero hoy esta lucha y recuperación sindicalista depende del nivel de autonomía y manejo democrático de los gremios, hoy capturados por los operadores, del nivel de coordinación y de propuesta con los demás actores y movimientos sociales emancipatorios, y de la capacidad para ofrecer una lectura integral y representación progresista de las multivoces del proletariado social.

4. La implosión perjudicial de las organizaciones sociales de base, con el ajuste estructural, arrebató no sólo al Estado sino al sistema de partidos el control cívico sobre la recolección correcta de demandas y necesidades sociales, sino que tal desplome de la socialidad organizada quebró toda probabilidad de introducir cultura cívica o democrática en el campo y la ciudad desde abajo, ocupando eses vacío de democratización y de ausencia de sociedad civil una red desordenada de ONGs izquierdistas, eclesiásticas, socialdemócratas y liberales. En líneas generales. Ellas se multiplicaron para llenar el vacío social orquestado por la retirada del Estado populista del seno de la sociedad popular; como se supone este repliegue buscaba cortar todos los lazos de fiscalización y de asociatividad que pudieran emerger en el tejido social, lo cual daño al ya alicaído sistema de partidos y dejo expuestos a los sectores populares al deterioro conductual e individualización producido posteriormente por el sistema audiovisual y sociedad de consumo.

El apoliticismo enervante, la desafección cívica hacia grandes referentes o ideologías orientadoras crearon las condiciones para la proliferación política de oportunistas y operadores corruptos, que enfermaron la base social o simplemente la infectaron de clientelismo y prebendas, destruyendo toda conexión entre las nuevas generaciones y el sistema político, y dejando el terreno libre a una clase política tradicional que haría de la democracia, y de su endeble institucionalidad un negocio personalista de administradores y manipuladores de información, corruptores y sirvientes al que demuestre poder económico. Frente a este problema de vulnerabilidad social y desorganización de los sectores populares proyectaron su tarea de repliegue político los viejos cuadros de izquierda. Al ser barridos del Estado populista ellos conservaron la agenda social del trabajo comunitario con los sectores empobrecidos y golpeados por la crisis cultural y económica de los 80s, edificando un interesante trabajo operativo de desarrollar capacidades y empoderar a la población, con el aprendizaje de saberes técnicos, experiencias microempresariales, talleres productivos para jóvenes y madres, trabajo con poblaciones infantiles y adolescentes, entrenamiento y participación ciudadana. El propósito al inicio fue recepcionar de manera no lucrativa el dinero de apoyo social de la cooperación internacional de los centros avanzados capitalistas, para construir un colchón de organicidad social frente al impacto de las crisis socioeconómicas de los 80s y 90s en toda la región. Pero específicamente en el Perú ese trabajo social no consiguió por cálculo político de los poderes políticos de las ONGs, a recrear una sólida sociedad civil plural y organizada, sino que en muchos casos la representación y liderazgo que lograron a niveles de poder más altos reprodujo estructuras clientelares y asistencialistas, haciéndole el juego al miserabilismo de la política social fujimorista por equilibrio estratégico .

No se duda de que en cierto modo la sostenibilidad social de los aprendizajes que defendieron las ONGs sirvieron como compensaciones sociales a la salvaje inserción del mercado; que en ellas se dieran los pasos iniciales para la formación de cuadros técnicos y consultores especializados en temas diversos de la estructura del Estado; y que desde ellos – sobre todo en las ONgs DESCO, Alternativa, IEP, CEPES, CEDAL, CEDEP, etc.- se generó la reserva democrática de contención al autoritarismo fujimorista y la ulterior recuperación de la democracia institucional. Ese no es el problema, el punto es que en muchos casos la cercanía con el trabajo social del tercer sector popular, y su alejamiento real de la modernización y sofisticación del poder estatal crearon cuadros profesionales con profundos desconocimientos de los niveles superiores de gobierno, y sin ningún interés personal por modificar esta infraestructura sociocultural en poder efectivo de cambio social. Al igual que los niveles sindicales, gremiales, barriales no hubo la preocupación por encarnar una propuesta realista y operativa de cambio social, y no hubo la integración programática de generar estas condiciones previamente en sus experiencias de intervención social de forma conjunta porque tal resultado hubiera sido el liquidamiento de las condiciones de pobreza y por lo tanto la pérdida de apoyos objetivos que hacen posible su existencia institucional… Por ello en red este poder civil si bien es acogedor de la democracia y de ciertos niveles de manejo responsable y desideologizado de la economía, no representa sino una empresa de poder, que ha logrado últimamente ciertos niveles de manejo tecnocrático – con el Toledismo y hoy con la gerencia municipal de Susana Villarán- pero cuya supervivencia a pesar de las reformas sociales hacia el social-liberalismo, y el crecimiento real de los indicadores del desarrollo humano de forma parcial – principalmente en la Costa y en las ciudades- no representa sino una oligarquía mesocrática que negocia con los saberes aplicados del desarrollo social sin ningún escrúpulo vendiendo su conocimiento social de la realidad popular, como consultores acríticos que son a los nuevos poderes particulares, sin influir políticamente en las barbaridades y represiones de la derecha económica. Hoy tal vez con la etiqueta de “la inclusión social” – tema incorporado proselitistamente por Humala y la izquierda esclarecida- se percibió la oportunidad operativa de poner en práctica la reforma social, tal vez cultural, del modelo de desarrollo, es decir, progresar de manera social y humana.

Pero pronto al desproporción para llevar a cabo esta tarea, animada sólo en la retórica populista, y el desenmascaramiento de intenciones caudillistas y personalistas – el caso Chehade, nepotismo y corrupción en la varios niveles del gobierno- han sido los motivos perfectos para ser desalojados de los niveles de gobierno real del Perú. El tema de inclusión social ha sido arrebatado a sus sacerdotes y utilizado detal manera por la derecha para servir de pretexto para iniciar la neutralización política de la intervención de las ONGs, reformándolas o simplemente expulsándolas al cinismo del consultor o asesor de temas sociales.

5. Un último espacio que no ha sido considerado como resultado de la degradación político-cultural de las organizaciones sociales de base, y demás niveles superiores, es el sector informal de microempresarios. Esto no quiere decir que no sufra de grados complejos de corrupción y de pragmatismo utilitarista, pero estos problemas son resultado de otra naturaleza cultural, y parte de la apropiación reactiva de “ la sabiduría escéptica” de las ciudades para predominar. Se podría sostener que no obstante carecer de esquemas clásicos y pensados de desarrollo social, y ser el terreno material para el desarrollo de un ethos grotesco y ritualista en espacios urbanos, estos migrantes de todas las latitudes del país si respetan la lógica interna de sus rudimentarias organizaciones económicas, supliendo la falta de competencias administrativas y de sofisticadas divisiones de trabajo interno por la pujanza del trabajo y el uso intenso de mano de obra migrante. Es en estos polos de desarrollo microempresarial – Gamarra, Lima Norte, Villa El Salvador, El centro de Lima, e innumerables talleres productivos y manufactureros, donde las mutaciones insospechadas del ahorro popular y del mundo del trabajo vienen precedidas de cambios en los estilos de vida y en los sistemas de representación cultural, quebrándose así la vieja hegemonía de la modernización criolla, mal llamada “cholificación”, y dando paso a un caleidoscopio complejo de identidades y culturas donde la asociatividad y el esfuerzo individual retoma la vieja idea arguediana de un Perú “de todas las sangres” o la heterotopía de la que habla Vattimo en sus análisis de la cultura postmoderna (VATTIMO: ). A pesar de la segregación social, el racismo y niveles crueles de violencia social en todos los frentes, existe incólume el proyecto de un encuentro democrático intercultural de todos los pueblos y cosmovisiones que conforman el accidentado mundo que es el Perú, una integración que puede encarnarse en una nueva cultura organizativa más hecha a la idiosincrasia sensorial de nuestra tierra. Ese es el reto.

Activismo y relaciones comunitarias.

Como en otra parte examine la disociación clase-juventud a inicios de la segunda modernización individualista y consumista creo las condiciones sociopsicológicas para la formación de un espíritu juvenil, en permanente divorcio del sistema político, y en general con todo sistema de normas establecido. Lo sostengo con todas sus letras, el surgimiento del acontecimiento juvenil en la historia del Perú contemporáneo no obedeció sencillamente a un salto cualitativo de la cultura sensorial por sobre la cima de la homogeneización estatocéntrica, sino que su manifestación propiamente postmaterial y esteticista fue un resultado del desmarque violento y justificado de la descomposición social que experimentó el modelo de desarrollo heterodoxo. De cierta manera la pervivencia de estas culturas juveniles –fenómeno propiamente en las ciudades- ligada a condiciones concretas de pobreza estructural y falta de oportunidades, condicionaron la deslegitimación cultural del sistema de partidos, pero también la nefasta desestructuración de la secularización cultural, la reproducción y reforzamiento de un tejido social anticívico y el desmadre de una moral anómica. La fragmentación cultural de las bases sociales ante “el sálvese quien pueda” del ajuste estructural neoliberal no sólo ahondaron la crisis cultural de las asociaciones voluntarias del campo y la ciudad, sino que provocaron la renuncia irreversible de las fuerzas juveniles populares de todo proyecto colectivo de país, cayendo sus identidades golpeadas por la diseminación y atomización objetiva en las garras de una cultura marginal, en la violencia y la delincuencia cotidiana, y en el culto a un estilo de vida anárquico y tribal que sólo adoraría y legitimaría la credibilidad del consumismo seductor. La derrota de la subversión senderista arrojó el despliegue de la criminalidad a un escenario sin peligros ideológicos y enemigos alternativos para el capitalismo, pero el costo fue la siembra de una vida en red trasgresora en todos los niveles (delincuencia común, narcotráfico, corrupción organizativa) que impacto sobre la juventud empobrecida, decidiendo estas culturas de cierta manera a reproducir clandestinamente una economía delictiva informal que le diera acceso al postmodernismo consumista de la cultura criolla. Ahí donde el deseo gobierna la razón y la convierte en un racionalismo pragmatista y utilitarista, se desarrolla de modo subterráneo una economía libidinal, una economía política ilegal que solventa el despilfarro y el desborde de los deseos, una mutación tan insospechada que deteriora el poco puritanismo laboral que pudiera existir en la base, quebrando con el tiempo, todo mandato generacional hacia la profesionalización, y provocando, por lo tanto, todo deseo de organizarse en una estructura política, a la cual sólo filtrarían para servirse de ella.

No estoy haciendo sólo un juicio moral hacia las culturas juveniles de modo absolutista. El hecho de que me haya detenido en la juventud popular, abandonada por el modelo de desarrollo, el sistema educativo y la elitización asfixiante de las culturas oficiales, obedece a un criterio previo de querer explicar el poco nivel de organicidad política que se evidencia en los colectivos juveniles de izquierda de hoy. Más allá de una observación general creo de modo exploratorio que los colectivos juveniles reflejan internamente este conflicto anómico, esta desarticulación esteticista con el sistema social de la modernización autoritaria, y que aunque la juventud concita una opinión crítica, un trabajo comunitarista en todos los rincones de la sociedad sigue reproduciendo una distancia “alpinchista” con el sistema de dominación al cual rechazan, ocasionando la entrega delegativa al Estado autoritario. Señalemos algunos rasgos sociales de estos colectivos:

1. En primera instancia, estos colectivos carecen de una elemental organicidad interna; no poseen las referencias idearios políticos definidos aunque se reclaman marxistas, y se desvinculan intencionalmente de las organizaciones tradicionales de la izquierda por considerarlas anacrónicas, centralistas y autoritarias. Ese esta actitud anarquista hacia cualquier referencia normativa lo que impide la renovación dirigencial, y el cinismo profesionalizado de la movilidad individual. Son no partido.

2. No se posee más que una conexión embrionaria con las juventudes populares.
Si bien en el seno de las universidades públicas existe tal contacto este aún esta secuestrado por el emprendedurismo individual y el avance del radicalismo estudiantil, como el FER (Frente de estudiantes revolucionarios-UNMSM) lo cual impide inundar de eticidad democrática a la base social. Además de cierta manera hipotética esta brecha política entre los colectivos mesocráticos de las universidades público-privados y la juventud popular es causada aún por una mentalidad de representación humanitaria, que se refleja en el activismo juvenil de las ONGs de izquierda. No hay me parece, una real dimensión solidaria y si una estigmatización academicista de estos grupos juveniles con los que no se desarrolla una real equidad de saberes. Esto se expresa en las marchas y movilizaciones, donde sólo hay una representación escasa de la juventud, que es de procedencia universitaria y de sectores medios.

3. A pesar de su asombrosa producción de subjetividad artística y cultural (teatro, artes plásticas, danzas, cultura del deporte, turismo ecológico, voluntariado social, formación de grupos musicales, etc.) que habla de cierta manera de la conformación de un nuevo horizonte cultural, que aún no encarna en instituciones definidas, creo con certeza que esta rica ontología sigue secuestrada y alimenta aún a los monopolios criollos del consumo, de los afectos y de los saberes estéticos, incorporando las creaciones folklóricas y de la estética artesanal a un constructo que lee con exactitud los gustos de las sociedades populares. No obstante no ser la cultura popular una reproducción de las elites, si existe en forma un criterio oculto de veneración de los arquetipos cosméticos del mundo criollo occidental, aún cuando la creatividad juvenil inventa escapes trasgresores con sus pasiones y vivencias rebeldes. Creo que la no incorporación de este esteticismo militante en el seno de los programas políticos renovados ocasiona su elitización descarada; la práctica de un esnobismo, hedonismo irresponsable que convierte el arte en una ideología de la manipulación.

4. Creo de forma sospechosa que todo este alardeo de desobediencia y rebeldía no rompe de raíz con la moratoria social y el funcionalismo organizativo de la cultura adulta posterior. En realidad este menosprecio de la ley paterna y de la jungla de obligaciones en el sistema de trabajo rutinario, es más que una real fidelidad a lo alternativo del socialismo, o la democracia radical, una forma de vida que reniega de su captura posterior, lo cual me dicta a conjeturar que en plena madurez o en realismo desencantado reasume la cultura inauténtica y oportunista, corrupta y calculista del universo hegemónico, recreando por decepción un escepticismo y descompromiso hacia toda forma de vida social .

En este sentido, al haber delineado de forma hipotética algunos rasgos de esta rebeldía pre-profesional es lógico sostener que la madurez posterior crea una psicología social y un perfil laboral que asume acríticamente los activos y pasivos del trabajo que se desempeña, acogiendo los idearios y sistemas de conocimiento de su entorno laboral para conseguir eficiencia, movilidad profesional y ventajas salariales. De cierta manera su grado de compromiso alcanza recomendaciones sugerentes en el terreno profesional, pero no las protagoniza o simplemente las desecha por el juego de poder intrínseco a las jerarquías administrativas. Es más da permiso a sus instancias superiores y decisoras a usar de la manera más personal y rentable sus productos de trabajo, aún cuando, a veces, tal conocimiento sirva para favorecer intereses particulares y mafiosos. El hecho de que exista una distancia sutil entre los productos intelectuales del trabajo y sus aplicaciones prácticas lucrativas genera un cinismo profesional que deja intactas las mafias laborales que se apoderan del sector público y empresarial, y va lentamente mermando y volviendo mediocre la capacidad de trabajo individual y colectiva. Es este cinismo profesional de la sobrevivencia y de la actitud mercantilista lo que se impone como cultura del trabajo y se naturaliza hasta las instancias universitarias de la vida juvenil , tornándose una virtud moral que erosiona significativamente la solidez de toda estructura administrativa. Este es el caso dramático de las profesiones ligadas a lo social, donde no sólo están severamente expulsadas de los niveles más tecnocráticos de decisión y del poder ejecutivo, sino que además son relegados a un trabajo social con la población para recoger datos cualitativos y cuantitativos , que después son usados para armar líneas de base y estudios de impacto ambiental – los más conocidos- cuyas conclusiones son utilizadas a espaldas y en contra de los intereses sociales. Aún cuando es complicado el margen de maniobra del trabajador social, y me incluyo, si hay un nivel de recomendación y de influencia donde la voz comprensiva e intercultural del científico social puede sugerir, como son los planes de relaciones comunitarias y planes de participación ciudadana pero este escenario es aún muy embrionario y está plagado de profesiones inapropiadas y sin ninguna capacidad de análisis social (abogados, ingenieros, arquitectos, mayormente).

Creo que este abismo social entre la prédica social y la capacidad real para operativizarla en bienestar social, descoloca moralmente al consultor social teniendo que convertirse por recursos económicos en un vulgar mercenario de la información social y de la lógica de organización de los pueblos. Aún cuando hay muchos “PPKausas” desperdigados por ahí creemos que la reserva moral y la ética profesional de nuestros jóvenes valores y talentos sociales no debería correr la suerte de una estructura profesional enferma y defectuosa, pero eso es una lucha que implica una decisión individual y colectiva que hoy es sólo una promesa.

Conclusiones. Hacia un modelo de integración. Teoría-tecnocracia-clase política.
Como acápite final y a manera de conclusión ensayaré los lineamientos sueltos de un modelo de integración profesional, como aporte sociológico para superar la jaula de hierro delincuencial y autoritaria que representa nuestra estructura organizativa interna. Si bien la tarea es titánica y rebasa las fuerzas de mi reflexión exploratoria, aquí sólo soltare algunas ideas directrices que deben ser aterrrizadas en acción operativa:

1. En el nivel de la teoría (ciencias y humanidades) es necesario superar de manera real los serios límites organizativos, epistémicos, políticos y morales que existen en la producción científica. Es urgente independizar al librepensador y a la curiosidad de la ciencia de las manipulaciones y conveniencias políticas de los financistas y operadores políticos a raudales, recreando e imponiendo un nuevo consenso ortodoxo alrededor de líneas y temática de investigación más útiles a la recomposición de la vida social . Esto quiere decir que es recomendable beber de los múltiples enfoques científicos y filosóficos que saturan la sociedad digital para refrescar y liberar de los prejuicios eurocéntricos y dogmáticos de la reflexión científica y las humanidades. Es necesario descolonizar no sólo las ideas sino inventar nuevas aproximaciones metodológicas y técnicas al objeto de estudio cambiante y consciente, acciones concretas de comunicación y trabajo en equipo en los establecimientos universitarios que deshagan esa vieja idea weberiana de la separación ciencia e ideología que nos ha vuelto tan apolíticos y frívolos (WEBER:). No hay que alimentar ese esnobismo recreacional o esa escribalidad sin sujetos políticos, sino publicitar y hacer trabajo de base con las ideas y la comprensión-logoterapia. Pero no para alimentar liderazgos autoritarios o estrellas de cine, sino para retroalimentar la teoría y al campo académico de nuevo vigor intersubjetivo; una comunidad científica que recoja del pueblo los saberes residuales –de los que habla Foucault – y los verdaderos conocimientos tecnológicos-culturales para empoderar al sujeto político descentrado y golpeado por la desinformación de la jungla digital. No es una búsqueda de ideologización política lo que se propone, ni adoctrinamiento para confrontar, sino enseñar a las sociedades populares a redescubrirse y deconstruirse con tolerancia y autonomía. Hay que romper ese alejamiento de la ciencia del discurso popular, pero no en pos de una secularización autoritaria o moral científica, sino en búsqueda de una sociedad que sintetice lo antiguo y lo moderno, una sociedad que se autoconozca y se autoreproduzca. Hay que finalmente salir de esa sabiduría intelectualista y abrirse a la investigación participativa que escuche al sabio de la calle y del campo para construir un discurso de segundo orden que haga de la hermenéutica de la sospecha y de la superficialidad postmoderna una técnica real de educación democrática. ¡Basta ya del desperdicio cool de la inteligencia o de la atrofia tecnológica!; es preciso dejar de sentirse los sacerdotes en medio de auditores cínicos o en revistas que nadie lee. Frente a la dispersión de lo empírico, de los postmoderno la unidad de la teoría. Es preciso tal síntesis pero esto es sólo obra de niños y desquiciados.

2. En las últimas décadas el descrédito de la teoría marxista y de variados especulativismos a su alrededor, han atrofiado la comunicación entre la academia y el trabajo operativo social. Al abandonarse los cambios holísticos (reforma, revolución) las ONGs ha apelado a un reformismo microsocial o etnometodológico donde la acumulación de esfuerzos individuales o redes intercomunales (los pueblos de Villa El Salvador son un ejemplo de esta actividad autogestionaria) crearon una nueva cultura cívica y solidaria, y lo que es importante, nuevos sujetos políticos y cotidianos. Aunque tal objetivo se ha dado de forma escurridiza a raíz del crecimiento económico del PBI nacional (7% en promedio en el último año) y de los demás indicadores del desarrollo humano, la verdad es que late en las matrices de la cultura popular una asociatividad de la subsistencia y del emprendedurismo empresarial todavía muy lejos del aprendizaje del diálogo y la comunicación a varios niveles. Ya sea la desinformación o el arraigo de al cultura de la pobreza la tarea del desarrollo de capacidades ha sido complicado, y se ha quedado en meras sensibilizaciones o en celebración de talleres informativos que son un “saludo a la bandera” debido a la insostenibilidad de recetas en donde se aguarda la iniciativa individual o se predetermina indicadores ajenos a la realidad cruda de la vulnerabilidad y de la pobreza estructural. El ya decidido protagonismo sin atisbos de cooperación social y la desaparición de la sociedad nacional como referente simbólico a raíz de esta pulverización del sujeto consciente, convierten el trabajo de las ONgs en esfuerzos a medias y en muchas veces al servicio de reproducción de un dependentismo social preocupante y ridículo. Hay disposiciones y hábitos culturales, étnicos, artesanales en la sociedad real que pueden ser reflotados como cimientos de tecnología intercultural (la biodiversidad en el manejo de la economía cultural de la selva), pero esta apuesta no se concatena aún con un programa socioeconómico alternativo al de la mera acumulación de corte racionalista por la razón de que no se constituye una técnica social, física y biológica, que gestione articuladamente el territorio. El tecnócrata es ciego sin la ciencia, saber que podría que recoger el corazón trasversal de los fenómenos sociales, y ser replicado en un diseño organizativo total sano y eficiente. Como la academia carece del refresco autóctono de lo peruano y se deja hundir en disquisiciones doctrinarias, y la técnica sólo gerencia y acumula los problemas en soluciones improvisadas del “copia y pega”, es necesario un trabajo recíproco que libere a la teoría y a la praxis de postulados impracticables o de la mera acción voluntarista de los desinformados o descontentos. Esto por ahora sin una atmósfera realista de cambio es obra de otro espíritu, de otra fuerza generacional, pero esto es sólo un proyecto al que le falta tomar cuerpo y dirección
.
3. Un último impase que observo para unificar el campo profesional y revitalizar así a las organizaciones de abajo hacia arriba, es la pervivencia nefasta de un club interminable de operadores, lobistas, y mercenarios políticos que ha atrofiado con tal alevosía la estructura política que su predica y audacia se ha convertido en una virtud moral de incapaces y delincuentes. El principal daño que han ocasionado a la sociedad no es como sostiene incluso ellos con desfachatez, el haber entregado a la sociedad a las manipulaciones y transformaciones inciertas del capitalismo interno y trasnacional, sino haber dejado intacto esa cultura del “pendejo” y del “vivazo”, del “divide y vencerás” en el corazón del pueblo, convirtiendo toda acción de bienestar social en populismo barato, donde su idea siciliana de perennizarse en el poder ha reproducido una raza de seres corruptos y complotadores, que no les importa la responsabilidad del cargo que ocupan, y no les importa nada realmente. En este sentido creo hay que romper esa sólida subordinación de los niveles académicos y tecnocráticos a su concurso personal, pues ello, lo sostengo, es la fuente principal del deterioro y pérdida de la calidad de las contribuciones científicas y el sojuzgamiento de las capas profesionales a un sistema de poder que los denigra y los anula. Creo que el embate a estos criminales del alma debe ser público y urgente, pero es sólo tarea de hombres nuevos y con magia. Hay que resucitar a la palabra.

2 Comments : more...

Looking for something?

Use the form below to search the site:

Still not finding what you're looking for? Drop a comment on a post or contact us so we can take care of it!